Saltar al contenido

DETECTORES DE ORO MINELAB

historia de los detectores de oro minelab

馃憠馃憠 CLICK PARA IR AL CATÁLOGO 馃憟馃憟



Introducción a los detectores de oro Minelab

Minelab nace en el año de 1985. Desde entonces, se ha posicionado en lo más alto, en cuanto a la detección de metales. Uno de sus principales áreas de desarrollo, se registra en el desarrollo de tecnología enfocada al apoyo militar.

El suministro de equipos, para uso en las actividades de desminado humanitario, ha sido la base, de lo que hoy es una empresa de renombre. Así mismo, Minelab también es de aquellas marcas de equipos de detección de oro y demás metales, que durante más de dos décadas ha sabido mantenerse en el pódium de las marcas líderes del sector.

Minelab se siente muy orgulloso, de invertir un porcentaje muy alto de los ingresos anuales en investigación y desarrollo. Lo que permite que continúe desarrollando tecnología de punta en equipos de detección de metales.

Las operaciones de fabricación, distribución y servicio al cliente de Minelab, se realizan desde sus instalaciones en Australia, Europa y Estados Unidos. Por todo lo anterior, los productos de Minelab han venido estableciendo nuevos estándares en el mundo de la detección de metales tanto en rendimiento como en innovación.

Un importante impulso para la empresa, significó su adhesión al grupo de empresas Codan, en el año 2008. Pues tal grupo tecnológico, es el líder indiscutible en el área de las comunicaciones tanto por radio como satelitales. A la fecha con más de 50 años de historia y una cartera de clientes en países de todo el planeta.


¿Cuál es la historia de los detectores Minelab?

Aunque la detección de metales como pasatiempo ganó impulso en los Estados Unidos y Reino Unido, durante las décadas de 1960 y 1970. Tal tendencia no se hizo popular en Australia hasta finales de la década de 1970. A diferencia de los mercados extranjeros, en los que predominaba la búsqueda de monedas y reliquias.

Australia tenía magníficos campos de oro aluvial, ideales para la prospección electrónica. Por lo que en 1980, se había experimentado un mini boom en la detección de metales y pepitas de oro. Posiblemente el evento cumbre, fue el hallazgo de la «Mano de la fe» que fue descubierta por un detector de metales en Kingower, Victoria. Tal “pepita de oro”, pesaba nada mas ni nada menos que 876 onzas (27,2 kg).

Hasta entonces, prácticamente todos los detectores de metales habían sido importados a Australia desde los Estados Unidos. Y era más que evidente, que no solamente era hierro lo que se podía explorar.

Es así como en 1985, se formó Minelab Electronics en Australia del Sur, con el objetivo de convertirse en «un centro de excelencia para la tecnología de detección de metales», un «laboratorio de minería», o simplemente “Minelab” Un as bajo la manga de la empresa, permitió su casi inmediata ventaja sobre la mayoría de sus competidores. Y esta fue la unión de un equipo de I + D altamente competente e innovador inspirado en el genio del Sr. Bruce Candy.


Modelos relevantes de la historia de Minelab

En abril de 1986, el primer detector de Minelab, el Goldseeker 15000, salió de la línea de montaje. Fue tal el éxito del modelo en cuestión, que más de 8.000 ejemplares se vendieron en el país australiano. La razón principal del éxito del Goldseeker fue su capacidad para manejar las circunstancias de mineralización pesada, mejor que sus competidores.

El compromiso continuo con la investigación y el desarrollo produjo el primer detector de metales de seguimiento de tierra verdaderamente automático del mundo: el rastfeador de tierra Minelab GT 16000. Este primer detector de metales impulsado por microprocesador, lanzado en 1987, lanzó a Minelab al reconocimiento y aceptación internacional como fabricante de productos electrónicos extremadamente innovadores y de alta calidad con capacidades únicas de detección de metales.

Este modelo le abrió las puertas a la marca, para su expansión internacional. Se exportaron unidades al Reino Unido, Suecia, Francia, Holanda, Brasil, Filipinas, Nueva Zelanda y EE. UU.


Los detectores de oro Minelab hacen su aparición

Con sus orígenes en la prospección de oro y con algunos de los mejores campos de oro aluvial del mundo en su patio trasero, Minelab siguió adelante para desarrollar tecnologías nuevas e innovadoras.

Estos esfuerzos han tenido su recompensa, llegando a concebir detectores de oro como el FT 16000 Fast Tracker, XT 18000, la gama SD y GP y la última serie GPX (GPX-4500, GPX-4800 y GPX-5000) con su exclusiva tecnología MPS, SETA y DVT.

Minelab pronto reconoció que, además de la tecnología de prospección de oro, tenía la capacidad de desarrollar tecnologías de discriminación avanzadas para los mercados mundiales de búsqueda de monedas y tesoros.


Nuevas tecnologías desarrolladas por Minelab

Lo anteriormente expuesto, llevó al desarrollo de la tecnología de búsqueda de tesoros como joyas y monedas más revolucionaria desde que se introdujo VLF. La llamada Espectro de Banda Ancha, o BBS. Básicamente este es un método completamente nuevo de detección de metales. El cual es radicalmente diferente de los métodos tradicionales de detección de BFO y VLF. En lugar de operar a una sola frecuencia, BBS permite que el detector funcione usando simultáneamente 17 frecuencias separadas.

Los detectores de monedas de Minelab ahora incluyen el revolucionario Quattro, Explorer II Pro , Sovereign XS-2a Pro, el Excalibur submarino , el Mosquetero. Todas estas máquinas incorporan electrónica de discriminación avanzada diseñada para detectar objetos valiosos a grandes profundidades sin tener en cuenta la basura ferrosa. 

El último gran éxito de Minelab es el nuevo GPX-4800 y GPX-5000. Los cuales usan tecnología DVT recientemente desarrollada, el GPX-5000 tiene una penetración de hasta 2 y 3 veces más que los detectores VLF estándar. Y además elimina los efectos de la mineralización.

Aparte del desarrollo de la tecnología de detección de metales líder en el mundo, Minelab emplea la última tecnología en todo el proceso de desarrollo y fabricación de cada detector. Las placas de los  circuito electrónicos, se diseñan utilizando el software de modelado tridimensional más avanzado del mundo. Y los componentes individuales de cada detector se fabrican utilizando materiales y procesos de clase mundial.

El resultado es un producto de clase mundial en términos de rendimiento, características, calidad y confiabilidad.