Saltar al contenido

MONEDAS BIZANTINAS

historia de las monedas bizantinas de oro
MONEDAS BIZANTINAS DE ORO

馃憠馃憠 CLICK PARA IR AL CATÁLOGO 馃憟馃憟



Breve introducción a la historia del Imperio Bizantino

El Imperio Bizantino, originalmente conocido como el Imperio Romano de Oriente. Fue en cierto tiempo, una de las fuerzas económicas, militares y culturales más poderosas del continente europeo. 

A medida que el antiguo Imperio Romano atravesaba su división en el histórico Imperio Romano Occidental, asentado en Roma y el Imperio Romano Oriental asentado en Constantinopla (ahora Estambul), el Imperio Bizantino eventualmente se convertiría en el más poderoso de los dos y eventualmente envolvió al primero.


¿Cuál es la historia de las monedas bizantinas de oro?

Desde el 395 d. C. hasta el 1453 d. C., el Imperio Bizantino emitió monedas de oro que finalmente se convirtieron en un estándar internacional para el comercio durante la Edad Media.

El Imperio Bizantino usó originalmente conceptos de diseño de monedas del Imperio Romano de Oriente para su moneda de oro. Desde su fundación formal en 395 d.C. hasta 476, la mayoría de las monedas bizantinas de oro eran simplemente una copia de las monedas del Imperio Romano de Oriente. Sin embargo, desde 476 hasta la caída del Imperio Bizantino, las monedas de oro disponibles adquirieron un aspecto diferente.

Las monedas de oro del Imperio Bizantino eran típicamente acuñadas por la Casa de la Moneda de Constantinopla, ubicada en la ciudad capital del imperio. Las monedas se emitieron en denominaciones conocidas como Gold Solidus y se emitieron entre 476 y 1453 cuando el imperio cayó ante los turcos otomanos.


¿Cuáles son las características de diseño de la moneda bizantinas de oro?

Anverso de la moneda

En el anverso de las monedas de oro originales del Imperio Bizantino, a menudo aparecía el busto del emperador reinante. Las primeras monedas tenían solo la cabeza del emperador, pero los diseños posteriores incluían la cara completa.

Reverso de la moneda 

El reverso de las monedas de oro del Imperio Bizantino presentaba varios símbolos cristianos. La imaginería popular en estas monedas incluía la cruz, el ángel de la victoria o simplemente un ángel.

Durante el reinado de Justiniano II, el diseño de las monedas de oro bizantinas cambió. Justiniano II introdujo una inversión en los campos del diseño, con el reverso ahora con el busto de medio cuerpo o de cuerpo entero del emperador reinante. El anverso de esta joya, mostraba ahora un busto de Jesucristo en la superficie. Las monedas carecían de los grabados típicos que se encuentran en las monedas más modernas, a menudo con solo el nombre del emperador reinante en latín.