Saltar al contenido

MONEDAS FRANCO SUIZO

historia de las monedas franco suizo de oro

馃憠馃憠 CLICK PARA IR AL CATÁLOGO 馃憟馃憟



Breve introducción a las monedas franco suizo

Suiza ha mantenido al franco suizo como moneda, desde 1850. Básicamente poco después de la fundación del estado moderno en 1848.

Esta moneda y sus múltiplos son algo engañosos, y oculta el hecho de que en realidad hay una amplia variedad de monedas. Los sistemas y las denominaciones de valor asociadas se acuñaron en la Antigua Confederación. En el Antiguo Régimen, las 13 ciudades confederadas, con la excepción de Appenzell Ausserrhoden, tenían sus propias casas para la acuñación de las monedas. 

En muchos lugares del país sueco, era aceptado también el pago con monedas extranjeras. Y ya en la Edad Media no solo se concedió a numerosos obispados y abadías imperiales, sino también a los duques y condes, el derecho a acuñar y emitir monedas. Por lo tanto, no es de sorprenderse que a lo largo del tiempo Suiza haya tenido una gran cantidad de monedas que casi nadie conoce hoy en día. 


Historia de las monedas de Suiza

Algunos de los nombres de monedas de la historia de este país, seguramente nos sonarían extravagantes. Miren nomas estas: un “kreuzer” presentaba una cruz, un “cavallotto” tenía un jinete y un “testone” tenía la imagen de una cabeza. Pero incluso, los nombres de estas monedas se cambiaron a menudo, sobre todo debido a los límites lingüísticos. 

El testone, acuñado por primera vez en Venecia, ya no presentaba la imagen de una cabeza en Suiza. Por lo tanto, simplemente se le llamaba “dicke” (hombre gordo) debido al grosor inusual de la moneda en relación con su ancho.

El cavallotti, con un jinete, en Suiza, principalmente San Martín, generalmente se traducía como “rösseler” (caballo) en las áreas de habla alemana. Los cavallotti acuñados en la región de Saboya, por otro lado, se conocían como “cornuto” (con cuernos). Debido a que la cresta alada en el anverso de la moneda se malinterpretó como un conjunto de cuernos.


Origen del nombre Franco Suizo

El término franco se deriva de las monedas francesas que se llamaban FRANCORVM REX, el título del rey francés que hace alusión al “Rey de los francos”. Además FRANCORVM a menudo se abrevia como FRANCO

El ducado, una moneda de oro de amplia circulación que se acuñó por primera vez en Venecia en 1482, también recibió su nombre a consecuencia de algo parecido. La frase SIT T XPE DAT Q TV REGIS ISTE DVCAT, que significa “A ti, Cristo, se da el dominio sobre este ducado” fue grabado en relieve en el reverso de los primeros ducados. El nombre de la moneda se deriva así de la palabra latina para ducado.

Otras monedas consideradas grandes joyas, han tomado sus nombres, de los lugares donde fueron acuñadas. Desde finales de la Edad Media en gran parte de Suiza, por ejemplo, el haller o heller se acuñó como la moneda de menor denominación. El nombre se deriva de Schwäbisch Hall, donde una importante casa de moneda imperial había estado en funcionamiento desde el siglo XIII. Las monedas de plata acuñadas allí también circularon en partes de Suiza, donde finalmente se adoptó el nombre “haller” para las propias monedas pequeñas de la región. 

El tálero, que a su vez dio su nombre al dólar, también deriva su nombre de un lugar de acuñación. Los ricos depósitos de plata de Sankt Joachimsthal (ahora Jáchymov en la República Checa), descubiertos alrededor de 1516, resultaron desde 1519 en adelante en una producción sustancial de guldiners: monedas de plata por el valor de un florín de oro. Estos pronto se conocieron como “Joachimsthaler”, más tarde abreviado como “thaler”. A pesar de que los guldiners se acuñaron en Suiza desde 1493, el nombre tálero también se estableció posteriormente para estas monedas de plata que pesaban alrededor de 29 gramos.


Ciertos malentendidos históricos con los nombres de las monedas suizas

El “angster”, una moneda de doble pfennig que se evidenció por primera vez alrededor de 1340 en el área de Basilea, probablemente obtuvo su nombre de angustus , la palabra latina para estrecho, bajo, medio. Ya no se sabe si esto era una referencia a la moneda fina o su bajo valor. Pero el nombre de la moneda ciertamente fue mal entendido cuando, en Ticino y el norte de Italia, se tradujo con la palabra dialectal que significa «estar alarmado o asustado» (spagurás, spagüras). Dotada de un encantador final suizo, esta pequeña moneda ahora conocida como “spagürli” se encuentra en fuentes escritas suizas del siglo XV. Posteriormente, Spagürli también se acuñó en Lucerna y en el obispado de Sion.

Las monedas de la Casa de la Moneda de Friburgo de Brisgovia, por otro lado, se malinterpretaron deliberadamente: el intento de representar al águila imperial en una moneda fracasó, pues fue objeto de burlas, debido a que su apariencia, se asemejaba a un cuervo. Gracias a la llamada unión monetaria rappen, este cuervo (o “rappe”), ahora simplemente es el nombre de la moneda, ya que la imagen se adaptó de un lugar a otro, finalmente encontrando su acuñación en la Suiza moderna como una centésima de franco

En conclusión, las monedas de Suiza tienen una historia fascinante. Donde no solo las monedas franco suizo de oro son los únicos protagonistas.