Saltar al contenido

PIERCING DE ORO CON DIAMANTES

guia para comprar un piercing de oro con diamantes

馃憠馃憠 CLICK PARA IR AL CATÁLOGO 馃憟馃憟



Introducción a los piercing de oro con diamantes

De lo que se conoce, los piercing de oro con diamantes hicieron su aparición a finales del siglo 19, y desde entonces, su popularidad solamente ha aumentado. Actualmente representa un recurso casi imprescindible de la moda y la cultura de varios pueblos.

Muchas celebridades tanto de la moda como del cine, los usan como un accesorio identificativo o de atracción, ya sea en ejemplares individuales o en conjunto, y en diferentes partes del cuerpo. Así que en definitiva, estamos ante una joya que ciertamente llegó para quedarse.


¿Qué se debe tomar en cuenta antes de comprar un piercing de diamantes?

El color del oro del piercing

Para empezar, debe estar totalmente claro en que la majestuosidad de cualquier joya, radica en la perfección del acople de sus elementos. No sirve de mucho si su piercing incorpora una sublime piedra preciosa, cuando el metal donde se engasta, desentona drásticamente en estilo y tonalidad. ¿Lo va comprendiendo?

Mire. Los diamantes, son piedras altamente reflectantes. Así que la influencia del tono de color por parte del metal que los rodea, influirá notablemente en la apariencia que transmitan. Así que tal recurso puede jugar un gran papel a favor o también en contra.

Si no quiere abrumarse con dicho tema, tome en cuenta básicamente los siguientes criterios:

  • ¿Prefiere un estilo inmaculado y brillante? Entonces los diamantes en un grado de color entre D y J le vendrían muy bien, en un piercing de oro blanco.
  • ¿Su estilo es más bien delicado? Pues póngales atención a los diamantes con un grado de color entre M y Z, ya que contienen un tono amarillento. Tal característica de las piedras, permitirá una gran armonía con oro de color amarillo o rosado.

El color de los diamantes del piercing

Cada una de las caras de un diamante, producto del corte aplicado a la piedra, recibe el nombre de faceta. Tales facetas actúan a manera de pequeños espejos, que permiten reflejar el color de los elementos que se encuentran cerca. Tales como el color del oro de la joya, el color de su atuendo y por supuesto el tono de su piel.

Entonces, decantarse por un diamante incoloro, que tendrá un precio mucho más elevado que otros ejemplares, en realidad no debe ser el objetivo.

La claridad de los diamantes del piercing

Las imperfecciones que afectan la claridad de las piedras, se denominan inclusiones. Pero son tan imperceptibles que el común de las personas tendrá mucha dificultad en llegar a detectarlas.

Por tal motivo y, siguiendo el criterio anterior. A menos que sea su respetable decisión, no le dé demasiada importancia a tal detalle. Pues para que alguien note las inclusiones de los diamantes de sus piercing. Tendría que acercarse a usted con un lente de considerable aumento e inspeccionar cada piedra muy detenidamente.

El corte de los diamantes

Como ya debe intuir a estas alturas, el brillo de los diamantes, en gran medida tiene relación con el tipo de corte que se les haya practicado. En ocasiones, con una simple adecuación de las facetas de una piedra, se puede obtener un gran incremento en el brillo que emita. Los cortes más populares de los diamantes, utilizados para confeccionar un piercing, son:

Corte brillante redondo

Este tipo de corte, puede otorgarle el máximo brillo a un diamante incoloro.

Corte princesa

La forma cuadrada de este tipo de corte, puede hacer que muchas quijadas se desencajen. Pues la configuración de las facetas, le proveen al diamante, un brillo y centelleo sin comparación.

Los quilates de los diamantes

Si algo prioritario buscamos quienes amamos las joyas de oro con diamantes, es que causen el mayor impacto posible en nuestro entorno. Algo que sin dudar lo consigue es el peso en quilates de las piedras en cuestión. Obviamente tal circunstancia involucra el consiguiente gasto económico. Pero si usted puede pagarlo, es mejor si elige diamantes desde 0,5 quilates en adelante.

El tipo de engaste

El tipo o configuración de engaste, sin importar el tipo de joya, juega un papel muy importante. Por un lado cumple la función de sostener la piedra en su lugar, a fin de que no llegue a desprenderse. Mientras que desde el punto de vista estilístico, aportan escenarios que posibilitan potenciar la belleza y el estilo de la pieza de joyería.

A continuación mencionaremos los principales:

Engastes que maximizan el brillo del diamante

Para obtener el mayor brillo de sus diamantes, debe considerar la menor cantidad de metal para sujetar las piedras. Menos metal equivale a más visibilidad del diamante. Una configuración con tres o cuatro puntas sería una opción llamativa.

Para diamantes de tamaños más pequeños, una buena alternativa, consiste en agregar un halo de diamantes cuerpo a cuerpo. O encierra los diamantes en una montura de metal blanco, el mismo que cumpla la función de suplir la falta de color.

Engastes que magnifican el tamaño del diamante

Los dientes o garras que conforman el engaste, también pueden magnificar el tamaño de un diamante, especialmente cuando cubre la menor superficie posible de la piedra. Por lo que si su intención es aparentar piercing con diamantes más grandes, debería optar por la presente configuración.

Engastes de aportan seguridad a los diamantes

Contrario a lo que la mayoría cree en cuanto a la resistencia de los diamantes, estos sí se pueden despostillar o rayar. Así que si su principal objetivo tiene que ver con la seguridad, en cuanto a no poner en riesgo la integridad de las piedras de sus piercing. Usted debe poner atención a este punto.

Y es que por lo general, los engastes que cubren la menor cantidad de área de diamante, con el objetivo de maximizar su apariencia de tamaño, también ofrecen la menor cantidad de protección. Entonces, por el contrario, en la búsqueda de protección, tendrá que optar por un engaste que cubra más superficie, como por ejemplo una configuración tipo bisel, mediante el cual se empuja o martilla una delgada tira de metal alrededor de la gema para asegurarla.