Saltar al contenido

GUÍA PARA PADRES RESPECTO DEL TEMA DE LOS PIERCING

piercing de ceja vertical de acero

Si usted es padre o madre, tiene que saber que muy posiblemente su hijo o hija, en algún momento va a querer hacerse una perforación. Ahora, independientemente de su postura respecto del tema, si en realidad quiere guiar a sus vástagos de una manera adecuada, debe saber ciertas cosas.

Primero, si su hijo o hija nunca se ha colocado un piercing, o simplemente ya es mucho tiempo desde que lo hizo por última vez, es recomendable, que repase los siguientes conceptos básicos.

¿Cuál es la edad recomendada para colocarse un piercing?

Mi estimado(a) amigo(a), la mejor respuesta que le puedo dar, es que eso depende. Existen una multitud de circunstancias y factores socio culturales en torno al tema. En consecuencia, lo que posiblemente es bien visto al interior de una sociedad, no lo será por otra.

Generalmente, en las culturas occidentales, es normal realizar perforaciones a las orejas de las niñas, cuando estas aún no han cumplido el primer año de edad. Sin embargo, últimamente está ganando fuerza el hecho de no realizar tales perforaciones, a fin de esperar si de grande, la propia chica decide hacerlo o no. Cabe anotar, que en tales sociedades, el deseo de perforarse las orejas o cualquier otra parte del cuerpo, por lo general comienza en la adolescencia. Razón por demás válida, para que adultos como los padres estén al pendiente para ofrecerle la guía y ayuda respectiva.

Los procedimientos más acertados para la colocación del piercing

Actualmente existen procedimientos y dispositivos que facilitan mucho el proceso de perforación. Por supuesto, todo empieza por la elección del lugar y profesional respectivo. Tome en cuenta que por más sencillo que parezca un simple piercing, siempre hay riesgos relacionados especialmente a la higiene y técnicas de implantación.

Dependiendo del lugar que haya elegido el jovencito o señorita para ponerse el piercing, se pueden utilizar una u otra técnica y por supuesto uno u otro equipo. Por ejemplo, si el lugar seleccionado es el lóbulo de la oreja, se puede hacer uso de una pistola de aire comprimido o por supuesto, también de la típica aguja. Por cierto, actualmente es muy común que el servicio de este tipo de perforación, sea ofrecido también por médicos pediatras. Eso sí, sea cual sea la opción que usted elija, debe verificar la higiene respectiva y, en lo posible, haber elegido un piercing de oro o uno de acero quirúrgico, como joya a lucir. Así estará garantizando una adecuada recuperación.

Modelos de piercing más adecuados

Es preferible, a no ser por gustos particulares, que se decante por un modelo de piercing en forma de barra, curvo, o atornillado. Lo que se busca es evitar un diseño estriado o con elementos que puedan agarrarse, ya sea con la ropa o cualquier otra cosa externa.

Si el piercing a lucir es una joya de oro, entonces tenga en cuenta que se trate de oro de 14k o 18k. Además, evite cualquier aleación con presencia importante de níquel. Dicho metal puede desencadenar alergias y por consiguiente también infecciones.

Proceso de recuperación o sanación

Cualquier persona de cualquier edad que se haga una perforación, debe dejarse el piercing de cuatro a seis semanas para permitir que el agujero cicatrice. Durante este período, limpie la perforación dos veces al día con un desinfectante y una torunda o bastoncillo de algodón. Actúe tanto alrededor del piercing como en la parte posterior. Así, ayudará a prevenir las tan indeseadas infecciones.

En caso de que el adulto no pase el tempo suficiente con el muchacho o muchacha, debe instruirle respecto de los cuidados, a fin de que puedan manejarlo por sí mismos. No está por demás que eche un vistazo frecuentemente durante el día a la perforación. Así, en caso de observar enrojecimiento, hinchazón o líquido saliendo del orificio, busque síntomas de infección y comuníquese con su médico.

Manejo posterior de las perforaciones

Pasadas aproximadamente seis semanas, sin que se haya presentado alguna complicación, se puede comenzar a utilizar otros tipos de piercing, un tanto más contundentes. Eso sí no exagere queriendo lucir modelos grandes y peligrosos. Tampoco se arriesgue con piercings de oro blanco u otras aleaciones con níquel. Tenga en cuenta, que habrán de pasar entre 6 y 7 meses más para que los agujeros sellen definitivamente.


Tipos de piercing de oro