Saltar al contenido

RELOJES BLANCPAIN DE ORO PARA HOMBRE


Catálogo de relojes Blancpain de oro para hombre


Conozca los relojes Blancpain de oro para hombre, más buscados



Relojes Blancpain de oro para hombre. La marca más antigua de la mano de las innovaciones más modernas.

Los relojes Blancpain de oro para hombre, han sido confeccionados por una empresa suiza fundada en 1.735. Esta compañía ha demostrado su compromiso con los más altos estándares en la relojería. Ha resistido los siglos para convertirse en el fabricante de relojes de pulsera, más antiguos del mundo.

reloj blancpain villeret de oro
RELOJ BLANCPAIN VILLERET DE ORO PARA HOMBRE

Hoy en día, este negocio único de Alta Relojería continúa cautivando la imaginación, las esperanzas y las ambiciones de entusiastas y coleccionistas. Blancpain ha demostrado su dominio de la creatividad, la experimentación y la previsión durante cuatro siglos. Su ideal, demostrar que pueden coexistir, la tradición y la excelencia. Como consecuencia, han definido constantemente, y luego redefinido, la industria relojera en su conjunto, dándole vueltas con cada generación.

Usar un reloj Blancpain de oro, es una clara indicación de un gusto exquisito, de alguien que comprende y ama los principios de tradición e innovación. Por si fuera poco, los ejemplares de segunda mano, le permite conectarse directamente con 4 siglos de interesante historia de la empresa.


Repasando los inicios de los relojes Blancpain.

Jehan-Jacques Blancpain, el fundador de la empresa, fue un maestro de escuela de una familia de agricultores en Villeret, Suiza, que se interesó en la relojería. Convirtió el último piso de su casa de campo en una fábrica y taller de reparaciones de relojes a finales del siglo XVIII.

Jehan-Jacques Blancpain se registró formalmente como relojero en Villeret en el año de 1.735. Jehan-Jacques comenzó a fabricar relojes artesanales de alta calidad para comerciantes locales y personas prominentes, iniciando una carrera que duraría décadas. Desafortunadamente, solo unos pocos relojes Blancpain originales han sobrevivido a los siglos. De hecho, el único reloj Blancpain conocido del siglo XVIII es un reloj de bolsillo Luis XVI grabado con las palabras «Blancpain et Fils», un descubrimiento notable dado que la empresa no empleaba ningún tipo de marca en ese momento.

La casa relojera, comenzó experimentando en su casa de campo, llegando hasta la alta y destacada reputación que mantiene la empresa en la actualidad. La visión de Jehan-Jacques condujo a algunos de los descubrimientos y avances en relojería más importantes que la industria haya visto jamás.


Relojes Blancpain, una calidad que trasciende el tiempo.

En la segunda década del siglo XIX, el nieto de Jehan-Jacques Blancpain, Frederic-Louis Blancpain, estaba a cargo de un negocio de relojería que se expandía rápidamente. Fue un visionario y un hombre de negocios despiadado que convirtió a Blancpain en el primer fabricante industrial de relojes de pulsera del mundo. Jehan-Jacques  estaba ansioso por adoptar nuevas tecnologías, equipos y técnicas para mejorar la productividad y la precisión en su negocio. En tal búsqueda implementó una nueva planta frente al río, la cual utilizaba energía hidráulica y de vapor.

Blancpain también se enfocó en el desarrollo de los primeros movimientos ultraplanos, que siguen siendo cruciales para la marca, hoy en día.

Las mayores innovaciones de la marca, llegaron en el siglo pasado. Frederic-Emile Blancpain se convirtió en presidente de la empresa en 1.926, trabajando con su codirectora de confianza Betty Fleichter, la primera mujer en ocupar ese puesto en una empresa de relojería. Con la colaboración de Harwood, un relojero británico, fueron pioneros en el diseño y la producción de su primer reloj patentado. Un invento impresionante que incluía un rotor de cuerda robusta, un bisel giratorio para ajustar la hora y una corona desmontable.


Blancpain deja de ser un negocio de familia.

La prematura muerte de Frederic-Emile Blancpain dejó a la empresa sin un sucesor familiar dispuesto a seguir con el negocio. Entonces, Betty Fleichter junto a Andre Leal, un exgerente de ventas, decidieron preservar la historia de Blancpain. Sin embargo, se mostraron firmes en la defensa del ideal de la compañía de combinar la calidad pasada de moda con la innovación de vanguardia y de utilizar la complejidad como una fuerza impulsora real para ampliar los horizontes de la relojería.

A principios de los años 50 del siglo pasado, esta dedicación estaba dando resultados impresionantes. El primer reloj de buceo contemporáneo del mundo, así como el reloj redondo más pequeño del mundo, The Ladybird, vieron la luz. Asimismo, una gran cantidad de otras innovaciones y lanzamientos emocionantes que batieron récords y que definen la industria. Este ímpetu continuó durante la década de 1980, con Blancpain patentando el movimiento automático más pequeño del mundo y posteriormente creando el movimiento más delgado del mundo, el Calibre 23, en 1989. Dando origen a primorosos ejemplares, entre los que cuentan icónicos relojes Blancpain de oro para hombre.


Innovación sin fronteras, pero con un concepto equilibrado.

Los relojes Blancpain de oro y, en definitiva todas las versiones, se han caracterizado por sus concepciones difíciles e increíblemente precisas de la Alta Relojería. Aquí se puede hacer una pausa en el mítico reloj de buceo Fifty Fathoms; un reloj que abrió nuevos mundos de potencial y estilo. Fue defendido por personas que compartían el sentido de maravilla y el entusiasmo de la marca por la exploración.

Resulta que Jean-Jacques Feichter, CEO de Blancpain desde 1950 hasta 1980, ideó el concepto del reloj de pulsera Fifty Fathoms. Este era un tipo al que le apasionaban dos cosas: la alta relojería y el buceo en aguas profundas. Después de realizar investigaciones y grupos focales con buzos militares franceses, desarrolló el modelo Fifty Fathoms. Además, patentó una corona de doble sellado y un sello secundario interno.

Jacques Cousteau popularizó el uso del modelo en cuestión, cuando lo usó mientras filmaba su épico documental La Monde du Silence. Cousteau fue un partidario vociferante, a menudo expresando su alegría al descubrir un reloj que no solo se veía deslumbrante, sino que también se podía usar a profundidades de 200 metros.

En consecuencia, el Fifty Fathoms fue adoptado rápidamente por altos funcionarios de la Armada francesa y estadounidense. Las versiones posteriores de Fifty Fathoms se desarrollaron en cooperación con otros buceadores de clase mundial, y los últimos relojes de buceo Blancpain pueden sobrevivir a profundidades de 1.000 metros. ¡Wow!

En 1.735 la compañía, introdujo una Grande Complication, el reloj mecánico más intrincado, cuidadosamente elaborado y sofisticado jamás fabricado, en 1.991. Esta asombrosa joya hecha reloj presentaba una gran cantidad de complejidades, algunas de las cuales no se habían visto desde antes del siglo anterior. Así tenemos, el tourbillon de un minuto, una pantalla de fase lunar, un repetidor de minutos y varios calendarios perpetuos. ¿Pero, sabe que es lo más impresionante de este reloj? Que fue hecho completamente a mano por un solo relojero suizo. ¡Increhible!

En definitiva, Blancpain nunca ha dejado de sorprender con su estilo e innovación.