Saltar al contenido

RELOJES BLANCPAIN DE ORO


¿Qué relojes Blancpain de oro tiene en mente?


Conozca los relojes Blancpain de oro, más buscados


Conozca los diferentes modelos de relojes Blancpain de oro



Relojes Blancpain de oro. Una historia de precisión entre ricos y famosos.

relojes de oro blancpain
RELOJES DE ORO BLANCPAIN

Repasemos un poco de la historia de los relojes Blancpain de oro. Jehan-Jacques Blancpain estableció la marca Blancpain en Villeret, Suiza, en 1735. Su bisnieto, Frédéric-Louis Blancpain, modernizó las técnicas de fabricación de la compañía en 1815. Básicamente pasó de procedimientos artesanales tradicionales, a procesos industriales capaces de producir numerosas piezas en series.


Blancpain se sobrepone a las adversidades

Blancpain fue uno de los pocos relojeros que resistió el declive del mercado de la relojería en la segunda mitad del siglo XIX.

Después de la muerte de Frédéric-Louis Blancpain en 1932, la familia de Blancpain dejó de operar el negocio de la relojería. Entonces, Betty Fiechter y André Léal lo compraron, rebautizándolo como «Rayville S.A., succ. De Blancpain». A pesar del cambio de nombre, las cualidades de la empresa en la fabricación de relojes de alta gama se mantuvieron sin cambios. Luego, para mantenerse al día con la creciente demanda del mercado de relojes, se convirtió en miembro de SSIH (corporación suiza para la industria relojera).

En 1983, SSIH vendió el negocio a Jacques Piguet, hijo de Frédéric Piguet y director de Piguet, y Jean-Claude Biver, quien estableció la fabricación en Le Brassus, en el Valle de Joux, y cambió el nombre a «Blancpain SA» desde luego. Blancpain fue comprada nuevamente por SSIH en 1992.


Los relojes Blancpain en tiempos modernos

SSIH ahora se conoce como Swatch Group, mientras que Frédéric Piguet SA, que también era propiedad del Swatch Group, se fusionó con Blancpain SA en julio de 2010. Marc Hayek, nieto de Nicolas Hayek, fundador y presidente del Swatch Group, es quien Dirige Blancpain desde 2002.


Innovaciones de la marca Blancpain

Frédérid-Louis desarrolló un escape de cilindro para reemplazar el sistema de rueda de corona.

En 1926, Blancpain y John Harwood colaboraron para crear el primer reloj de pulsera automatizado.

Blancpain anunció la creación del movimiento automático más pequeño del mundo en 1984, seguido del movimiento automático más delgado del mundo en 1989.


Los relojes Blancpain de oro. Una filosofía de escases

Los relojes masculinos de Blancpain han sido una marca de distinción y lujo desde su fundación. Se han centrado siempre en relojes de lujo. Sólo basta dar un vistazo al número de ejemplares que fabrican. Y es que a pesar del tamaño de la empresa, una gran empresa, solo fabrica 30 relojes por día. Cada reloj está hecho a mano por un solo relojero, lo que simboliza la mano de obra, el lujo y la precisión.

El lema de Blancpain es inamovible. “La empresa nunca ha fabricado relojes de cuarzo y nunca lo haría en el futuro”. Su mundo, son definitivamente los relojes mecánicos.

La casa relojera, también es conocida por producir algunos de los relojes más complejos del mundo. Así tenemos, el Blancpain 1735, que tiene tourbillon, calendario perpetuo, repetición de minutos y cronógrafo dividido, lo que lo convierte en una auténtica gran complicación. Tal ejemplar se limitó a solo 30 piezas, con solo una pieza producida cada año.


Blancpain, una marca de deseo entre las celebridades

Muchas figuras de relevancia social, han vestido éstas contundentes joyas como son los relojes Blancpain de oro, a lo largo de la historia. Entre los más notables tenemos: Jacques Cousteau y Vladimir Putin. Además, el director de cine Francis Ford Coppola, el campeón de ajedrez Vladimir Kramnik y el músico germano-estadounidense David Garrett.