Saltar al contenido

RELOJES CARTIER PANTHERE DE ORO


Catálogo de relojes Cartier Panthere de oro


Conozca los relojes Cartier Panthere de oro más buscados



Historia de los relojes Cartier Panthere de oro

Los relojes Cartier Panthere de oro, son verdaderas joyas exóticas, de una exquisita concepción. Desde siempre, la joyería y elaboración de complementos de lujo, basados en felinos han sido una gran tendencia dentro de Cartier. Por supuesto, dentro de tal concepto, Panthere ha sido uno de los diseños más populares de la marca durante mucho tiempo.

Una imagen de una dama y una pantera encargada por el propio Louis Cartier a principios del siglo XX, inspiró los ahora icónicos diseños de los relojes Panthere de Cartier. Se cuenta que quedó sumamente impactado por tal representación y la elegancia que transmitía. Razón por la cual, se convirtió en un símbolo para el negocio de la joyería de lujo.

Se dice que el Panthere toma lo mejor de Santos de Cartier y lo condensa en una pequeña pieza delgada y elegante que se desliza dentro y fuera como una pulsera. Posee una inconfundible  cara cuadrada, con tornillos expuestos, números romanos y un contundente brazalete de eslabones. Se encuentran disponibles versiones, así como en combinación de acero y oro. Una variedad de engastes de diamantes brindan diferentes niveles de brillo, y un diseño único reproduce las manchas de una pantera en diamantes.


Evolución de los relojes Panthere de Cartier

Al principio, se confeccionaron como relojes de pulsera, que incluían diamantes y ónix.

La presentación principal de Cartier en enero del 2.017 fue el reloj Panthere, que dominó todos los escaparates de la exposición.

Posteriormente, la compañía decidió retirar la línea Panthere a principios de la década del 2.000. Sin embargo, para felicidad de los entusiastas y seguidores del inconfundible estilo, la reintrodujo en años recientes.

La magnífica belleza de los relojes Panthere de oro, tienen asegurado un brillo y atracción que se sobrepone al paso del tiempo. Sólo basta echar un vistazo al contundente brillo del oro de 18 quilates y el engaste perfecto de los diamantes de altísima pureza, para entender la contundencia de tan exuberante joya.