Saltar al contenido

RELOJES CARTIER TORTUE DE ORO


Catálogo de relojes Cartier Tortue de oro



Breve historia de los relojes Cartier Tortue de oro

Los relojes Cartier Tortue de oro, tienen una gran historia, digna de conocer. Corría el año de 1.912, y por aquellos días un toque de inspiración llegó a la mente de Louis Cartier. El resultado, una nueva forma aplicada al mundo de la relojería que no se había visto hasta aquel entonces. El nombre elegido para tan singular modelo fue “Tortue”. Tal reloj tiene la apariencia de un barril, donde la parte superior e inferior son planas, mientras que sus lados adoptan una forma curva.

reloj cartier tortue de oro para mujer
RELOJ CARTIER TORTUE DE ORO

Cuando la compañía lo introdujo, realmente causó una gran sensación, pero lo bueno vino de la mano de 1.928. En tal año, Cartier le proveyó de un movimiento de repetición de minutos. Además se había estrenado una complicación denominada “monopoussoir”. Tal implementación era en realidad un cronógrafo, pero con la particularidad de que requería de un solo botón para iniciar al cronógrafo, para detenerlo y para reiniciarlo.


Relojes Tortue de Cartier, primero joyas luego relojes

El funcionamiento de los relojes Cartier Tortue de oro es definitivamente insuperable y adelantado a su época. Además, las cajas son extremadamente hermosas, incluso con la presencia de diamantes engastados. Todo esto hace que sean considerados principalmente como joyas de gran valor, y en segundo lugar como exquisitos relojes.

A pesar de que los diamantes se caracterizan por ser grandes piedras, su textura termina siendo realmente suave al tacto. Todos son diamantes de 58 facetas de talla completa que tienen una clasificación de claridad incolora VVS a VS1. ¿Se puede pedir más?

La corona incorpora generalmente, nada más ni nada menos que un zafiro. Sin embargo, algunos ejemplares usan un diamante.

Los diales son en estilo Guilloche, hechos totalmente a mano, y son el resultado de alrededor de 40 horas de trabajo.

La hebilla es de tipo desplegable, un aporte de Cartier que se introdujo en el año de 1,910. Tal elemento, no somete al desgaste el brazalete o correa, ampliando su vida útil. Además adopta una apariencia más elegante y limpia cuando está asegurado.

El cristal es de gran resistencia, lo que garantiza una protección contra arañazos.

En conclusión, una generación de relojes que definitivamente llevó la fama de Cartier a un nivel superior.