Saltar al contenido

RELOJES PATEK PHILIPPE CALATRAVA DE ORO

reloj patek philippe calatrava de oro


¿Qué relojes Patek Philippe Calatrava de oro tiene en mente?


Conozca los relojes Patek Philippe Calatrava de oro más buscados


Catálogo de relojes Patek Philippe Calatrava de oro


Otros modelos de relojes Patek Philippe de oro


Otras marcas de relojes de oro


Más joyas y complementos de oro


Historia de los relojes Patek Philippe Calatrava de oro.

El siguiente es un breve recuento, de cómo los relojes Patek Philippe Calatrava de oro se convirtieron en los relojes de vestir, más deseados del mundo.

Si existe una marca de culto, que suele ser sin discusión, la reina de las subastas, ésa es Patek Philippe. Sin embargo entre sus icónicos modelos, no existe uno más legendario que el Calatrava. Por supuesto, en gran medida, eso se debe a una serie de afinadas compañas que históricamente han sabido mantener el deseo por tal modelo.

reloj patek philippe calatrava 96 de oro amarillo de 18 k con correa de piel
RELOJ PATEK PHILIPPE CALATRAVA 96 DE ORO

Hoy en día, los Calatrava constituyen el ideal de lo que se puede considerar como un reloj clásico de vestir. Sin embargo allá por el año 1.932, cuando se introdujo el modelo en cuestión, más bien se estableció como un reloj de moda. Mire, por aquel entonces, los modelos dirigidos hacia el público femenino, eran principalmente de tendencia ostentosa, con pedrería incluida. Y por otra parte, los dirigidos para el mercado masculino, se habían centrado en diseños con formas poligonales. Entonces, cuando se introdujo el Calatrava 96, un reloj de 36mm de diámetro de caja y 9mm de grosor, de forma redondeada. Causó una importante disrupción, considerada como un salto de modernidad.

El diseñador del Calatrava, El inglés David Penney, tuvo una gran influencia alemana, lo que repercutió en cuanto al singular diseño. La sencilla caja redonda, la esfera en tono marfil, los marcadores robustos terminados en punta, unos humildes marcadores tipo bastón. Además de un práctico sub dial para los segundos, posicionado hacia el lugar de las seis en punto. Sentaron la base de una nueva corriente de diseño en el continente europeo, donde “menos era más”

Se cuenta que en un inicio, ni siquiera los directivos de la compañía tenían plena confianza en el éxito del modelo. Pero en ese entonces, solo les tocó esperar, pues la situación económica de Patek Philippe, estaba en la cuerda floja. Por si fuera poco, en 1.933, solo un año después de que Penney presentó su modelo, sucede algo lamentable. El interior de la edificación, donde funcionaba la compañía fue destruido por las tropas nazis, quienes la ocuparon para la formación de oficiales. En consecuencia, varios de los principales miembros de la Bauhaus (escuela de arquitectura, diseño, artesanía y arte) fundada en 1.919 huyeron para Londres.

Otro dato relevante, es que la generación Calatrava, fue la primera en adoptar el logotipo de la cruz de flores de lis, también llamada “Cruz de Calatrava” Tal símbolo había sido el emblema de los caballeros cristianos defensores de la fortaleza de calatrava en el país Español. Allá por el año de 1.158.

El logotipo de la cruz de Calatrava fue legalmente registrado por Patek Philippe en 1.818. Y desde entonces, según la compañía representa la tradición y la innovación.

Adentrándonos un poco más, en el Calatrava 96, se le incorporó como movimiento original, el calibre automático de Jaeger-LeCoultre. Luego en 1.934 se le proveyó de un movimiento interno, y en 1.936, fecha y calendario de fase lunar. Posteriormente, en 1.938 se reemplazó la caja por una de constitución más robusta que alcanzó los 35mm de diámetro. El año de 1.953 fue testigo de la inclusión de un calibre automático. En la década de los 70 y 80, biseles en forma de pincel (delicias para los coleccionistas). Hacia el fin del siglo pasado, se incrementó aún más el diámetro de la caja, hasta los 37mm. Hasta que en el 2.015 se le dio la apariencia clara de un reloj de piloto.

Lo que supone una consolidación fundamental, por parte de la marca, en cuanto al presente modelo. Es el enfoque plenamente acertado de las campañas publicitarias, especialmente entre los años 1.985 y 1996. Un empuje realmente descomunal, basado entre otros aspectos, en subastas millonarias, que marcaron contundentes records. Al punto de que la compañía puede jactarse de poseer siete de los lotes de ejemplares, más costosos, jamás vendidos.

Además, Algo que ha caracterizado desde siempre a la marca y, que de seguro no va a cambiar. Es la impronta de escases que maneja, puesto que su producción no supera del 10% de la de sus competidores. Eso es aproximadamente un total que no excede los 60.000 ejemplares. Tal circunstancia, ha mantenido un nivel de exclusividad tal, que tienen listas de espera de clientes, de 5, 6 y hasta 8 años.

Por todo lo anterior y obviamente muchas cosas más, los relojes Patek Philippe Calatrava de oro, constituyen verdaderas joyas de la relojería. Con una historia que seguirá seguramente enriqueciéndose, con el paso del tiempo.