Saltar al contenido

RELOJES ROLEX DAY-DATE DE ORO

reloj rolex day-date automatic champagne jubilee 36mm 118348CJDP, de oro amarillo de 18 k, para hombre


Catálogo de relojes Rolex Day-Date de oro


Otros modelos de relojes Rolex de oro


Otras marcas de relojes de oro


Más joyas y complementos de oro


Historia de los relojes Rolex Day-Date de oro

Sin lugar a dudas, los relojes Rolex Day-Date de oro, están entre los más codiciados, especialmente por los coleccionistas y aquellos entusiastas por la marca. Y es que la clave del éxito del modelo en cuestión, desde sus orígenes fue la combinación de dos patentes en particular. La caja oyster que provee un contundente hermetismo, y la visualización del día y fecha, con el recurso muy acertado de la lupa ubicada en el cristal.

reloj rolex day-date de oro para hombre
RELOJ ROLEX DAY-DATE DE ORO

El Rolex Day-Date pertenece a aquel listado de muy selectos ejemplares que han sabido labrarse un sitial entre los personajes de relevancia social e histórica. Desde mediados del siglo pasado, han sido los relojes escogidos por altos ejecutivos, famosos, empresarios y políticos. Por supuesto, los más representativos, son los presidentes de los Estados Unidos, razón que  justamente apalancó su denominación.

El Day-Date fue introducido por la marca Rolex, en el año de 1.956. Y desde sus orígenes, con frecuencia incorporaba la pulsera Presidente, cuyos enlaces de forma semicircular tienen un mayor peso y tamaño que el típico Jubilee.

Las primeras referencias del modelo en cuestión, fueron la 6510 y 6511, con un diámetro de caja de 36mm, tal como sigue en la actualidad. Inicialmente presentaron ciertos inconvenientes de funcionamiento, razón por la cual, la compañía lo sometió a un rediseño, producto del cual, vio la luz el Day-Date 1803. Además le subsiguieron otras variaciones con diferentes siglas acuñadas en la serie 18XX. Mismas que se pusieron en circulación durante los años setenta.

Un ejemplar muy particular, es el que corresponde a la referencia 1807, de fabricación bastante fugaz, que comúnmente fue apodado como “Bark”. Dicha variación incluye un bisel y un brazalete inconfundibles, conformado por eslabones centrales que no desentonan en conjunto, Y cuya apariencia trae a la mente la imagen de una corteza de árbol.

La historia que dio lugar a la designación del Day-Date como “President”, tuvo inicio con Lyndon Baines Johnson, conocido por sus iniciales, LBJ, el trigésimo sexto presidente de los Estados Unidos. Quien usaba dicho modelo de Rolex y cuyo mandato se dio entre los años 1.963 y 1.969, luego de que John F. Kennedy fuera asesinado. Esa especie de tradición, siguió luego también con otros mandatarios, así que el tiempo solo fue consolidando tal título.

Otro relato que forma parte de la historia de este enigmático reloj, tiene que ver con la famosa actriz Marilyn Monroe. Se dice que Marilyn adquirió un reloj Rolex Day-Date President, con el objetivo de obsequiárselo a John F. Kennedy, y que incluso le hizo grabar las iniciales JFK. Lastimosamente tal reloj nunca llegó a ser lucido por su destinatario. Lo que si se conoce, es que aquel ejemplar llegó a ser subastado allá por el año 2.005 en un valor que rondaba los 120.000 dólares.

Entre una y otra anécdota, pasaría el tiempo, y llegado el final de la década de los 70, la marca de la corona, introduce el calibre 3055 como movimiento de los Day-Date. Con tal innovación se consiguió incrementar la frecuencia de ejecución del reloj, hasta las 28.800 vibraciones por hora. Además se incluyó la función de ajuste rápido para la fecha, saltándose de esa manera la incómoda calibración que movía de manera conjunta también las agujas.

Un modelo similar al Day-Date Bark hizo su aparición, también hacia finales de los 70. Se trató del Rolex Day-Date 18248. Así mismo por el año de 1.977, vieron la luz uno de los relojes Rolex Day-Date de oro más conocidos, como es el de referencia 18038. Y también el llamado Day-Date Oysterquartz 19018, el cual mantiene una caja parecida  a sus hermanos de la generación Oysterquartz. Pero con la particularidad de que incluye un brazalete muy parecido al brazalete presidente. Por esos mismos tiempos, Rolex vino a reemplazar el acrílico transparente que se desgastaba con cierta facilidad, por un cristal de zafiro anti ralladuras.
Ya por el año 1.988, también incorporó un nuevo movimiento de configuración rápida, denominado calibre 3155. Las referencias que incluían tales movimientos, correspondían a las referencias de la serie 118XX.

Y es así que llegando al final del siglo XX, específicamente en el año 2.000, la compañía introduce al mundo, un gran abanico de relojes Rolex Day-Date de oro. Y Lo hace en todos los tonos del metal precioso, como son: oro amarillo, oro rosa y oro blanco. Además de ejemplares mixtos entre oro y platino. También pone a disposición una extensa posibilidad de combinaciones entre diales y biseles de contextura tanto lisa como estriada. Lo que desembocó en una amplia cantidad de presentaciones. A esta nueva gama de relojes, se les acuñó la designación de Day-Date 36 bajo las referencias de la serie 118XXX.

De entre todo aquel sinfín de combinaciones, resaltan algunas joyas que tuvieron mayor aceptación. Por ejemplo, el Rolex Day-Date 118238 de oro amarillo de 18 quilates, que es hasta hoy una de las variantes que se consideran como un verdadero clásico.

El 2.008 sería un año más asignado por la marca, para el lanzamiento de una nueva variante del modelo. En esta ocación fue el turno para el Rolex Day-Date 2, el cual se mantuvo en las líneas de producción hasta el año 2.015. Su última variante incluía una caja de 41mm de diámetro, la cual tuvo un destino de vida bastante fugaz.

Seguidamente entra en escena el Reloj rolex Day-Date de 40mm de diámetro de caja, bajo la serie de referencia 228. Esta versión incluye un movimiento automático, que lleva por designación, calibre 3255. Su principal característica es que amplió el tiempo de reserva de marcha del reloj, en reposo, hasta las 72 horas. Además de conseguir una altísima precisión de calibración diaria del tiempo, de solo, mas menos 2 segundos.

No sabemos si la marca seguirá dilatando la vida de este emblemático reloj. Sin embargo la historia seguramente ya tiene apartado un sitial de memorias imborrables que nunca permitirán que muera el legado del mítico Day-Date.