Saltar al contenido

ANILLOS DE ORO DE 14K

ventajas y desventajas de los anillos de oro de 14 quilates

👉👉 CLICK PARA IR AL CATÁLOGO 👈👈



¿Cuáles son los beneficios de los anillos de oro amarillo de 14 quilates?

Tal vez no haya sido de tu conocimiento. Pero alrededor del 90% de todos los anillos de compromiso y matrimonio que se comercializan, especialmente en el mercado anglosajón, están confeccionados de oro de 14 quilates. Ahora veamos la razón.  El oro de 14K contiene 58,5% de oro y es el material perfecto para la sortija de compromiso, ya que sigue siendo bastante duradero y no se empaña fácilmente.

También tiene un hermoso color dorado que te resultará difícil diferenciarlo de un 18k. Aparte de ser un oro de calidad premium, sigue siendo comparativamente barato.

Hay una gran brecha en la durabilidad entre 14k y 18k, ya que el primero suele tardar mucho más en mostrar marcas visibles de desgaste. Es por eso que el oro de 14k es la mejor opción para quienes buscan el equilibrio perfecto en durabilidad, precio y apariencia.


¿Los anillos de 14 quilates llegan a empañarse?

Las argollas de oro de 14 quilates verán muy poco deslustre, si es que hay alguno. Los anillos de oro que están por debajo de los 14 quilates tendrán menos oro puro y lo más probable es que se empañen con el tiempo. Cuanto mayor sea el quilate de oro, se utilizarán menos metales básicos y será menos probable que se empañe.


¿Esta bien decir que los anillos de 14k, están fabricados de una aleación?

El oro de 14 quilates “es en realidad una aleación de oro”, una mezcla que contiene metales adicionales, no solo oro. Estos ingredientes adicionales están destinados a mejorar las características de la aleación.

Si calcula la pureza real del oro de 14 K, verá que contiene el 58,3% del metal precioso (14/24).

El 40% restante aproximadamente está compuesto por metales como cobre, zinc, níquel, manganeso, paladio, etc.


¿Qué tan duro es un anillo de 14k?

La principal razón de agregar otros elementos al oro, hasta conseguir una pureza de 14 quilates, es el aporte de dureza, con el objetivo de mejorar la durabilidad de las joyas.

Si por ejemplo comparamos el oro de 24K y 14K, da como resultado diferentes niveles de dureza. Esto que afecta la forma en que estos dos materiales se utilizan en joyería.

El oro de 14 quilates es relativamente duro y esta es una de las razones por las que esta aleación es una opción popular para la joyería. Esta característica también hace que las piezas de oro de 14K sean más duraderas.

Las joyas hechas de este tipo de oro se rayan menos y duran más porque se desgastan más lentamente en comparación con el oro de más quilates.